Boda civil versus boda religiosa

Boda civil versus boda religiosa

Si estás empezando a planear tu boda, una de las primeras cuestiones que tendrás que afrontar, es cómo será la boda. ¿Civil o religiosa? Para muchas parejas la respuesta puede ser rápida y decisiva, tanto a favor de uno como del otro, pero para aquellos que estáis perdidos y no os decidís, os traemos nuestra primera pelea: en ring, boda civil versus boda religiosa.

Boda civil

En la ceremonia civil, tenemos los siguientes pros:
  • Libertad. Puedes organizar la ceremonia como quieras. Cierto que lo habitual es seguir un protocolo, pero si te atreves, puedes darle toda la emoción que quieras. ¿No tienes ideas? Te recomendamos nuestro artículo de ideas para la ceremonia civil.
  • Calidez. Las palabras de familiares o amigos, la música, el entorno… La boda civil crea un ambiente cálido y emotivo, perfecto para que broten las emociones en un río entre lágrimas y risas.
  • El lugar. El campo, la playa, una masía o hasta un invernadero…. Solo tienes que elegir qué sitio os gusta más. Al aire libre para una boda en verano o entre los muros de un antiguo palacio en época de más frío. El entorno que elijáis es idóneo para crear una atmósfera mágica.Boda civil versus boda religiosa
Pero también tenemos contras…
  • La familia. Si tú familia o la de tu pareja es tradicional, prepárate para las quejas y lamentos. Ánimo y valor. Recuerda que es vuestra boda y que si vosotros queréis que sea una ceremonia civil, nadie puede impedíroslo.
  • Planificación. Mayor libertad también es igual a mayor planificación. Tendréis que pensar en todos los detalles de dónde será, la decoración, las flores, la música, quién saldrá a hablar, si habrá ritual… Tal vez os vendría bien contratar a un wedding planner.
  • El tiempo. Admitámoslo, si algo puede “arruinar” tu boda civil es que sea al aire libre y llueva. Se salvará más o menos poniendo una carpa o haciéndola en el interior del salón. Sabemos que no es lo mismo pero no os deprimáis: ya sabéis el dicho “al mal tiempo, buena cara”. Y no dejes que te estropee el día.

Boda religiosa

En la ceremonia religiosa, tenemos los siguientes pros:
  • Tradición. Tradicionalmente, un matrimonio bien hecho, o el único que tiene valor, ha sido el llevado por un sacerdote. Es una tradición que se ha perdido en las grandes ciudades, pero que arraiga en los pueblos. Y significa una gran felicidad para los padres y abuelos.
  • Rito. La celebración del matrimonio ante el altar sagrado es un momento muy importante para los creyentes, pues proclaman ante Dios su amor. Esto es una gran felicidad que les llena de paz.
  • Sencillez. Una boda religiosa tiene la ventaja de ser más sencilla de preparar. No hay que elegir decoración, solo flores y unas pocas canciones para los momentos importantes. Dependiendo también de la Iglesia, tanto flores como música pueden estar dictadas por el sacerdote, con lo cual no hay que darle vueltas a la cabeza con esas preocupaciones.Boda civil versus boda religiosa
Y en cuanto a los contras:
  • Severidad. La sencillez de la organización puede ser tanto buena como mala. Habrá parejas que no les guste no poder elegir las flores o la música que pueda sonar en su boda. A veces las reglas son un poco estrictas, y tampoco se puede tener fotos de toda la ceremonia.
  • Frialdad. Si no conocéis al sacerdote, la ceremonia os puede sonar más fría pues la persona que la oficia no tiene ese vínculo familiar o de amistad con vosotros.
  • Desplazamiento. Puede darse el hecho de que elijáis una ermita perdida en las montañas, o que vuestro pueblo esté alejado del salón que queríais. Entonces tendréis que tener en cuenta cuánto dura el desplazamiento hasta el lugar, si todos los invitados tienen transporte o ponéis un autocar, cuándo comienza el cóctel etc.
Parece que está pelea de boda civil versus boda religiosa acabe con un empate, por tanto es vuestra elección decidir qué razones pesan más para vosotros. No obstante, os damos un último consejo. Si dudáis entre hacerlo por iglesia o por juzgado, que sea vuestra opinión la que cuente, y no lo que puedan decir familiares o amigos. ¡Es vuestra la boda!
[Total:3    Promedio:5/5]
2016-11-11T13:35:01+00:00 Boda, Preparativos|Sin comentarios