Boda de día o boda de noche

Boda de día o boda de noche

Continuamos con las batallas, en el ring de hoy tenemos boda de día o boda de noche. A continuación os contaremos las principales características de las bodas celebradas de día, y las nocturnas. ¿Qué lado elegirás, boda de día o boda de noche?

Boda de día

  1. Madrugón. Quieras o no, no tendrás más remedio que madrugar, y mucho, para prepararte para la boda, con lo cual es indispensable tener el timing muy bien planeado, y todos los detalles preparados.
  2. Más pronto, más tiempo para celebrar. Tal vez, y raro sería el caso contrario, en vuestro salón tengáis una hora determinada para salir de ahí, pero que eso no os impida continuar con la fiesta. Desde alquilar algún local, casa rural, o hacer un recorrido por los mejores pubs de la ciudad, etc., podéis trasladar la fiesta hasta la madrugada, si aguantáis, claro.
  3. Luz.Hay quienes les gusta el romanticismo de la noche, pero la luz del día te dará mucha vitalidad. Los colores son más vivos, todo se ve, y todo se recordará mejor. Tanto en las fotos, como en el vídeo, los detalles, las expresiones, absolutamente todo se verá perfecto, con lo cual podrás recordarlo mejor toda tu vida.
  4. El tiempo. Si tu boda es en verano, a no ser que seas del norte, habrás elegido mal de hacerla por el día. Mucho calor, sudor y agobio os esperará. O un buen bronceado, todo depende de cómo se mire.
  5. Organización. Si tu boda es de día, tendrás que tener bien en cuenta la organización porque antes de que te des cuenta, tendrás que salir volando a la ceremonia. Si no quieres llegar tarde, te recomendamos tener todo bien preparado con un timing que dé margen a los imprevistos.
  6. Protocolo. Seáis más o menos estrictos con las rígidas reglas de protocolo, os recordamos que una boda de día da a entender una ceremonia más informal, alegre y relajada. Vestidos cortos y chillones, hombres sin corbata ni chaqueta… Si ese no es vuestro caso, dejadlo apuntado en las invitaciones para evitar confusiones.
  7. Decoración. Podéis elegir lo que queráis, pero recordad no sobrecargar ni excederse con colores llamativos porque, al ser de día, tendrán más luz y se verá todo mucho más.
  8. Desplazamiento. Una boda de día os ofrece poder elegir un salón lejano sin molestar en exceso a los invitados porque no tendrán que conducir a altas horas de la madrugada, cuando estarán demasiado cansados para ello.
  9. Gente mayor o niños. Las bodas de día son las preferidas por los padres porque podrán asistir con sus hijos, sin que se duerman o se quejen demasiado. También es lo preferible si en vuestro caso hay mucha gente mayor. Las personas más ancianas se cansarán más por la noche que por el día, y lo pasarán peor. Boda de día o boda de noche

Boda de noche

  1. Puesta de sol. ¿Ceremonia civil al atardecer? ¿Hay algo más bello? La luz de la puesta de sol tiene sin duda algo indescriptible. Pero ¡cuidado! Es fácil que haya algún retraso y os podéis quedar sin puesta de sol.
  2. No hay que madrugar. Puedes despertarte a las diez de la mañana, con tranquilidad, y saber que tienes tiempo de preparar los últimos detalles. Bueno, puedes despertarte a las diez si has sido previsor, ¡no apto para aquellos que lo dejáis todo para el último momento!
  3. ¿Nervios? No tener que madrugar no significa que no vayáis a madrugar. Si tenéis mal sueño por culpa de los nervios, os podéis ver en la situación de despertaros muy pronto y no saber qué hacer en todo el día.
  4. Mala luz. Depende mucho del salón en el que os caséis pero no contéis con aquello de “Por la noche las fotos son más bonitas”. Muchas no lo son. Y sobre todo aquellas con flash directo. Sí que es cierto que si vuestro fotógrafo es profesional, puede haceros unas fotos muy bonitas a contraluz, jugando con las luces de focos, farolas, etc. Pero en muchos momentos tendrá que estar haciendo un reportaje periodístico, y las fotos no quedan tan bien.
  5. El tiempo. No es casualidad que en invierno, pocas bodas haya de noche. Hace demasiado frío, llueve mucho o nieva. Apetece más estar debajo de la mantita, bien calentitos.
  6. Protocolo. Quitando de lado la importancia que les des al protocolo, los invitados tendrán su idea preconcebida. Y una boda por la noche da a entender vestidos largos y chaqueta. Seriedad, formalidad, elegancia. Si vuestro caso es el contrario, acordaos de avisar en las invitaciones.
  7. Decoración. La boda por la noche brinda paso a candelabros, velas y farolillos para que alumbren y ambienten con sus tenues luces ceremonia y exteriores. Un toque romántico muy favorecedor.
  8. Presupuesto. La boda de noche significa también una boda más corta, aunque no por ello menos intensa. ¿Y qué significa que sea más corta? Que también será más económica por haber menos horas contratadas.
  9. En interiores. Antes os hablábamos de la mala luz nocturna, pero eso no es problema si toda la boda es en interior, tanto ceremonia como banquete. Si os casáis en un hotel, palacio, etc., que no tenga juego por su exterior, pero sí en su interior, casarse por la noche es una ventaja, porque creará una mayor atmósfera romántica entre los muros.Boda de día o boda de noche

Difícil elegir, ¿verdad¿ ¿Una boda de día o boda de noche? Como hemos visto, cada una de ellas tiene sus ventajas y desventajas. Ahora que  los conoces, ¿has cambiado de parecer? ¿O sigues con tu idea inicial? En esta batalla de boda de día o boda de noche, tú eliges el vencedor.

[Total:1    Promedio:5/5]
2016-11-02T10:44:49+00:00 Boda|Sin comentarios