Dieta y salud para tu boda parte I

¡Hola chicas! Hoy os traemos un artículo de consejos de vida sana para que los nervios y el estrés de la boda no os arruinen la salud, os sintáis a gusto, y lo más importante, sanas.

En el artículo de hoy nos centraremos en aquellas que necesitáis perder unos kilillos y no sabéis por dónde empezar. Pero os brindo un par de avisos antes:

  1. Tal vez estéis aquí para adelgazar para vuestra boda y deberíais tener cuidado con eso. Preguntaos a vosotras mismas: ¿De verdad os hace falta o lo hacéis para estar más delgadas, más “modelos”? Os recomendamos ser bien conscientes de la diferencia.

  2. Si la cuestión es que de verdad necesitáis adelgazar para vuestra boda, tened en cuenta que no solo es para vuestra boda, es para vuestra vida, para vuestra salud, para no sentiros bien un día, sino todos los días de vuestra vida.

Foto de prebodaAvisos dados, ¡vamos a por los consejos!

  • Mentalidad=voluntad. El primer paso que debéis dar para bajar de peso es entrenar vuestra mente. Si queréis adelgazar pero vuestra mente no para de gritaros: “¡Quiero un helado!” “¡Entra en la pastelería!” “Total, nunca vamos a adelgazar” “No quiero hacer ejercicio, hace mucho calor” “Este esfuerzo no sirve para nada”, por mucho que os esforcéis, no conseguiréis seguir con la dieta, o ir al gimnasio, o rechazar el postre. Si conseguís corregir vuestros pensamientos, crearéis una actitud propicia, con una fuerte voluntad, que os allanará el camino.

  • No al autoengaño. Este punto tiene mucho que ver con el anterior. Si os engañáis a vosotras mismas diciendo que coméis bien o que hacéis suficiente ejercicio, y no es así, os estaréis alejando de vuestra meta, sin conseguir ningún resultado.

  • Acudir a un nutricionista. Esto es de vital importancia para evitar dietas-rebote o en las que falten nutrientes esenciales. Aquí os recordamos que ingerir grasas no es malo, como tampoco lo es saltarse el desayuno, pero restringir alimentos sí lo es, y ¡ojo! Que muchos alimentos que nos venden como sanos no lo son en realidad.

  • Hacer ejercicio. Y si es en compañía mejor. Por eso nosotros os aconsejamos ir a un gimnasio y hacer actividades colectivas. No solo para hacer deporte, también es un lugar perfecto para socializar y desconectar un poco del agobio cotidiano.

  • Cuidado con el estrés. A estas alturas de la vida ya sabrás qué te ocurre con el estrés: hay personas a las que se les abre el apetito; otras comen menos. Ten en cuenta cuál es tu caso y procura que no te afecte: tanto un extremo como el otro son malos para tu salud.

Y podríamos seguir con los consejos pero como base, estos nos parecen bastante interesantes para tener en cuenta. Recordad que esto no es solo para el día de vuestra boda, ni para sentiros guapas. Lo realmente importante es que consigáis unos resultados favorables y seáis capaces de mantenerlos a lo largo de vuestra vida, junto a la de vuestra pareja. Si vais a estar juntos “tanto en la salud como en la enfermedad”, siempre es mejor en la salud, ¿no?

Recordad comentar vuestras opiniones y cualquier duda que podáis tener ¡nos vemos en el siguiente artículo!

[Total:0    Promedio:0/5]
2016-10-12T16:17:41+00:00 Belleza y salud|Sin comentarios