Qué no hacer con el vestido de novia

Qué no hacer con el vestido de novia

Encontrar tu vestido de novia es uno de los mejores momentos de los preparativos de boda, y uno de los más gratificantes, sin duda. Una inmensa felicidad te invade, una gran sensación de alivio, una cosa más de la lista para tachar… ¡qué emoción! Seguro que quieres contarlo a los cuatro vientos y difundir tu ilusión, pero calma, no vayas a hacer algo de lo que te puedas arrepentir. Para mantener la situación bajo control, te contamos qué no hacer con el vestido de novia:

  1. Decir cómo es. Enseñar fotos. ¿Complicado, verdad? Mantener un secreto es difícil, y más cuando quieres contárselo a todo el mundo, pero así restas mucha más emoción a la sorpresa del gran día, se puede enterar el novio sin querer, puede venir alguien criticando tu elección… ¿No querrás eso, verdad? Mejor apaga el móvil cuando estés cerca del vestido. ¿Una excepción? Te puede hacer falta una foto para enseñarle a la peluquera y estilista para que puedan aconsejarte dependiendo del estilo del vestido.
  2. Mirar otras opciones. Has encontrado tu vestido, lo has comprado y te pones a cotillear novedades de otras firmas, los modelos que llevan conocidas y famosas… ¿Para qué? ¿Para arrepentirte de tu decisión? ¿Para dudar? ¡No lo hagas! Ya has elegido el tuyo, no te compliques.Qué no hacer con el vestido de novia
  3. No completar el look. Que tengas el vestido no significa que esté todo el trabajo hecho. Es el momento de completar tu estilismo de novia con zapatos, joyas y demás complementos. Recuerda que en la sencillez está la elegancia, así que procura no sobrecargar. Aquí también entra el conjunto de ropa interior: tiene que adaptarse a tu cuerpo y al vestido para que no se vea ni se marque.
  4. No guardarlo correctamente. Tanto si te entregan el vestido una semana antes como el día anterior, guárdalo bien: protégelo del polvo, no lo dejes tirado sobre la cama ni apretujado en el armario. Lo mejor es alquilar o pedir prestado un maniquí donde pueda reposar bien.
  5. Comparativas. Comparar nunca ha sido bueno. Peor si empiezas a compararte con otras novias, o peor aún… con modelos. Si empiezas a dudar de ti misma por compararte con la modelo que lleva el vestido en el catálogo ¡muy mal! No pienses tonterías, seguro que estás guapísima.
  6. No hacer pruebas de vestido. Y no solo una. Tal vez hagan falta dos o tres pruebas para que la modista te deje perfecto el vestido. Recuerda llevar la ropa interior que quieras ponerte para asegurarte que no traspasa.Qué no hacer con el vestido de novia

Seis sencillos consejos de qué no hacer con el vestido de novia que estamos seguros os serán de mucha utilidad. ¿Habéis tomado nota?

[Total:1    Promedio:1/5]

2017-02-16T14:10:42+00:00 La novia|Sin comentarios