Qué no hacer la mañana de la boda

Qué no hacer la mañana de la boda

El día de la boda te despiertas con mariposas en el estómago, la garganta seca, nervios, ojeras… ¡El gran día llegó! ¿Por dónde empezar? ¿Que hacer? ¿Y qué no hacer la mañana de la boda? En esto último nos centraremos en el artículo de hoy. ¿Preparada? Toma nota.

  1. No haber sido previsora. Y tener todo desorganizado, sin saber dónde están los zapatos, los pendientes ni las alianzas de boda. No es algo que tengas que hacer la mañana de la boda, por tanto, recuerda prepararlo todo el día de antes para no ir perdida y angustiada.
  2. Acabar tareas. ¿No has sido previsor y te has dejado algún DIY por hacer? ¿Se te olvidó decirle algo “importantísimo” a la wedding planner? ¡Pues “let it go”, suéltalo y déjalo ir! Puedes pensar que centrarte en acabar  esos cabos sueltos te ayudará, pero todo lo contrario, supondrá un estrés innecesario. Si algo no está hecho, no lo hagas y relájate. Lo importante en estos momentos es prepararte física y mentalmente para la boda. En el caso de que fuese sumamente importante, recuerda que tienes a tu familia, ¡estarán encantados de ayudarte!Qué no hacer el día de la boda
  3. No comer. Tampoco te decimos que te atiborres con un desayuno de rey, pero no puedes estar sin comer, hasta si la boda es de día. Tómate un cafe y una tostada como mínimo. No querrás desmayarte en pleno camino al altar, ¿verdad?
  4. Cuidado con el alcohol y los medicamentos. Los nervios no son buenos pero peor es que, queriendo relajarte, empieces con una copa y te emborraches o que acabes hasta arriba de tranquilizantes. No es broma, controla.
  5. Atención al horario. Necesitas un horario bien planificado en el que haya margen para los siempre molestos imprevistos. Si te planificas bien con tu familia y los profesionales con los que trabajes (peluquería, maquillaje, fotógrafo…), podrás ir más tranquila. No seguirlo es un claro error de qué no hacer la mañana de la boda.
  6. Estresarte por el tiempo. ¿Hace mucho calor? ¿Llueve como si fuese un diluvio? Pues es hora de afrontar la realidad. Por mal tiempo que haga, no puedes permitir que eso estropee el gran día de tu boda. Lo mejor para el mal tiempo es hacerle frente con una gran sonrisa en la cara.
  7. Cambios de última hora. Después de semanas y meses de preparación, no confíes en los nervios cuando te digan de hacerte un cambio de look en el último momento; son los peores consejeros. Confía en ti misma y recuerda que has pasado por varias pruebas de maquillaje y peluquería, no te hace falta más para saber que estarás radiante.Qué no hacer la mañana de la boda

Esperamos que esta lista de qué no hacer la mañana de la boda te sea  útil. Y si te preguntas, ¿qué hago mientras espero? Te recomendamos que te relajes, disfrutes de cada preparativo, charles con tus amigos y familiares… ¡Y sonríe que es tu gran día!

[Total:4    Promedio:3.5/5]
2017-01-17T20:19:55+00:00 Belleza y salud, Boda|Sin comentarios